Składniki na ciasto

2 kg masy kukurydzianej na tamales
pół kilograma smalcu (może być zastąpiony masłem, lub tłuszczem roślinnym)
3 łyżeczki proszku do pieczenia
2 łyżeczka soli
100 g cukru

Suche liście kukurydzy jak największe (z tej porcji wychodzi około 50 sztuk, trzeba przygotować ok. 60-70 liści w zależności od wielkości, najlepiej zawijać w pojedynczy liść).

Na nadzienie 1
0,5 kg mięsa wieprzowego lub drobiowego
ok. 0,5 l sosu z zielonych pomidorów

Na nadzienie 2
4-5 sztuk dużych suszonych papryk- chile ancho, pasilla, innej aromatycznej
2-3 suszone papryki ostre, może być polska czuszka
pół łyżeczki soli
łyżka oleju
ok. 200 g sera białego, bundza i żółtego

Na nadzienie 3
owoce, ok. 300g- mogą być owoce egzotyczne z puszki lub świeże, np. guajawa, ananas, rodzynki lub polskie mrożone, czarne porzeczki, maliny, truskawki.

Przygotowanie
Najpierw trzeba namoczyć i wymyć liście kukurydzy a potem przygotować nadzienia.

Nadzienie 1
Pokroić mięso w drobną kosteczkę, przesmażyć na oleju, pod koniec smażenia delikatnie osolić (można także użyć mięsa gotowanego). Zalać mięso sosem, zagotować, odstawić na 2 godz. aby nabrało smaku.

Nadzienie 2
Wymyć i oczyścić z nasion i ogonków papryki. Jeżeli nie chcemy by sos był pikantny trzeba oczyścić również z żółtych włókien. Zagotować papryki w niewielkiej ilości wody, zmielić dokładnie, dodać olej, przesmażyć, dodać sól i sery, dokładnie wymieszać, gotować aż sery się rozpuszczą.

Nadzienie 3
Odsączyć owoce z puszki, pokroić w małe kawałki. Zalewę z owoców można dodać do masy.  Owoce mrożone można dodać bez rozmrażania, lub rozmrozić i lekko rozgnieść z łyżeczką lub dwiema cukru.

CIASTO
Ubijamy na puszystą masę tłuszcz, dodajemy zmieloną masę kukurydzianą i proszek do pieczenia.
Dzielimy ciasto na 3 części, do 2/3 dodajemy 2 łyżeczkę soli, do reszty około 100 g cukru i ewentualnie odrobinę zalewy z owoców z puszki, nie za dużo, żeby ciasto kompletnie nie rozmiękło.

Sposób zawijania
Na czysty i wilgotny liść nakładamy ok. 2 łyżki masy, formujemy okrągły placek, dość cienki, grubości ok. 4- 5 mm, nakładamy nadzienie, tak by się nie wylewało. Składamy na pół liścia i sklejamy tamal tak by nie wychodziło nadzienie, dość ciasno zawijamy w liść i układamy pionowo w garnku do gotowania na parze (u nas doskonale sprawdza się sokownik, gdyż jest duży). Gotujemy ok. 40-50 min, w zależności od garnka i ilości tamali. Tamale są gotowe, gdy masa jest ugotowana, a tamal odlepia się od liścia.

posted by molino on lis 2

Dia de los Muertos

“…Somos mortales / todos habremos de irnos, / todos habremos de morir en la tierra… / Como una pintura, / todos iremos borrando. / Como una flor, / nos iremos secando / aquí sobre la tierra… / Meditadlo, señores águilas y tigres, / aunque fuerais de jade, / aunque fuerais de oro, / también allá iréis / al lugar de los descansos… / Tendremos que desaparecer, / nadie habrá de quedar. ” (…timiquini,/ In timochi tonyazque, / Timochi tonmiquizque In tlalticpac…/ Zan yuhqui tlacuilolli / ah tonpupulihui./ Zan yuhqui xochitl / In zan toncuetlahui /Ya in tlalticpac…/ Xic yocoyacan, in antepilhuan, Cuauht amocelo, / ma nel chalchiuitl, /ma nel teocuitlatl / no ye ompa yazque / oncan on Ximohua… / Zan tipopolihuizque, / Ayac mocahuaz.)

Rey y poeta Netzahualcóyotl (1391-1472)

Esa es nuestra realidad, tan actual como cuando se escribió, nada es para siempre. Hoy es un día muy especial en la vida de los mexicanos, el Día de Muertos. La tradición de Día de Muertos en México, tiene una rica variedad de celebraciones en la mayor parte del país, es tan única que la UNESCO la declaró  a esta tradición como Patrimonio de la Humanidad en el 2003. Yo solo diré de algunas cosas ya que hablar de esto tendría que escribir mucho, pero si quieren saber mas hay una serie de Libros de Mary J. Andrade, titulada “A Través de los Ojos de Alma, Día de Muertos en México”, pero no se si se puede conseguir aquí.

En el pasado la creencia de la civilización mexicana, cuando el individuo muere su espíritu continúa viviendo en Mictlán, que es el lugar de residencia de las almas que han dejado la vida terrenal. Los dioses benevolentes crearon este recinto ideal el cual no tiene nada de tenebroso y es más bien un lugar muy tranquilo y agradable, donde las almas descansan placenteramente hasta el día, designado por la costumbre, en que regresan a sus antiguos hogares para visitar a sus parientes. Aunque durante esa visita no se ven entre sí, mutuamente ellos se sienten.

Aunque la celebración de Día de Muertos varía de región a región, casi todas siguen un mismo patrón de eventos. Estos son los dos días de celebración, primero de noviembre, el cual en algunas regiones honran a la memoria de los niños muertos y a los santos, mientras que el dos de noviembre honran a los adultos fallecidos. Cada una de ellas es una fiesta de alegría y evocación. El llanto o el dolor no existen, pues no es motivo de tristeza la visita cordial de los difuntos. La hospitalidad de los mexicanos se muestra con la menor provocación, aún más si los visitantes son sus parientes ya fallecidos. Hay que deleitarlos y dejarlos satisfechos con todo aquello que es de su mayor agrado y asombro: la comida.

Desde la antigüedad hasta la actualidad, el “banquete mortuorio”, se muestra en todas las moradas nacionales, desde los humildes jacales o casas rústicas, hasta los palacios y mansiones. Cada pueblo y región ofrece variados diseños e ideas para este evento, pero todos con la misma finalidad: recibir y alimentar a los invitados, y convivir (o quizás “conmorir”), con ellos.

Desde 2 semanas antes se prepara esta celebración, hay un ambiente de alegría en los mercados. El cempasúchitl amarillo y manojos de otras flores son adquiridos. Todos los ingredientes de la comida de la ofrenda son comprados con anticipación antes de la visita de los familiares y amigos fallecidos.

Amigos y parientes preparan el altar o decoran la casa para recibir a las almas de los fallecidos. La preparación de la comida empieza. Crece la expectativa.

El 1 de noviembre – La Velación de los Angelitos. Las almas de los niños regresan a sus familias para disfrutar de su compañía y ser alimentados. En algunas regiones de México los niños toman el rol de líderes en la velación matutina, honrando a sus hermanitos fallecidos. También en algunas regiones donde aun no hay tanta urbanización en esa fechas hay un desfile de mariposas, y algunas personas dicen que son las animas o las almas de los angelitos que suben al cielo.

El 2 de noviembre – La Velación de los Adultos. En este día, las almas de los adultos fallecidos regresan a la casa de sus familiares para pasar un tiempo con ellos, disfrutando la compañía, además de alimentarse con el aroma de las ofrendas que sus parientes y amigos les han preparado. Algunas veces las oraciones son dichas durante el día y durante la noche en la velación que realizan en el cementerio, acompañadas de música.

Actualmente, el Día de Muertos en México, se representa entre una mezcla de devoción cristiana con las costumbres y creencias prehispánicas y se materializa en el tradicional altar-ofrenda, una de las tradiciones más mexicanas. El altar-ofrenda es un rito respetuoso a la memoria de los muertos, su propósito es atraer sus espíritus. Consiste en obsequiar a los difuntos que regresan ese día a convivir con sus familiares, con los alimentos y objetos preferidos por ellos en vida, para que vuelvan a gozar durante su breve visita. En la ofrenda o altar de los muertos no deben faltar la representación de los cuatro elementos primordiales de la naturaleza.

Tierra, representada por sus frutos que alimentan a las ánimas con su aroma.

Viento, representado por algo que se mueva, tan ligero como el viento, empleándose generalmente papel picado o papel de china. Figuras de calaveritas u otras figuras formadas con este papel. Se dice que sus antecedentes simbólicos se encuentran en las imágenes de los rostros descarnados y las figuras cadavéricas de algunas deidades aztecas como Mictlantecuhtl — señor de las profundidades de la tierra donde moran los muertos — y su esposa Mictecacihuatl, la Coatlicue — la vieja madre de todos — y Miquiztli —dios de la muerte.

Agua, un recipiente para que las ánimas calmen su sed después del largo camino que recorren para llegar hasta su altar.

Fuego, una vela por cada alma que se recuerde y una por el alma olvidada.

En la ofrenda también se coloca sal que purifica, copal para que las ánimas se guíen por el olfato, flor decempasúchitl que se riega desde la puerta hasta el altar para indicar el camino a las almas (también representa la luminosidad de los rayos del sol). Aquí, siempre hay alguno de la familia esperando la llegada de ellas para demostrarle su respeto y compañía.

Aunque la tradición varía, las velas, flores y comida para recibir a las almas que regresan, es universal. También universal es el sentimiento de tristeza y pérdida, unidos a la alegría por la oportunidad de revivir y recordar las creencias, de aquellos que no pueden ser vistos, aunque se puede sentir su espíritu.

Durante la Celebración del Día de Muertos, hay calaveras de dulce las cuales son preparadas de diferentes tamaños. El azúcar se disuelve en agua hasta obtener un jarabe muy espeso que se vierte en moldes, también son de chocolate y de amaranto. Cuando el azúcar se seca se decora con filigrana de azúcar coloreada y recortes de papel brillante de diferentes colores, sin dejar de colocar en la frente del cráneo un nombre de pila. El comprador así puede regalarla a un amigo o pariente para que se “coma su calavera”.

Sirve también para los arreglos del altar, representando a los muertos que se recuerdan y las hay también de barro. Los esqueletos se encuentran por cantidades en esculturas de papel maché y en juguetes. Todas ellas expresando la dualidad de la vida y la muerte de la existencia humana. Esto pasa en la Ciudad de México donde el arte de las figuras representando la muerte ha crecido, pudiendo admirarlas en galerías y museos, algunos como “La Catrina”, “La Huertista” y “El Jarabe en Ultratumba”.

También existen otras “calaveras” o antiguamente llamadas “panteones” son una de las tradiciones mexicanas en peligro de extinción, estas son como un epitafio-epigrama lacónico, y están escritas en forma de verso dedicado a los amigos y a los otros, sólo en Día de Muertos. Una de sus características es que constituye una oportunidad para expresar lo que se piensa acerca del otro o de los otros, de espacios, funciones o cosas, de un régimen del pasado y del presente. No es fácil decir lo que uno piensa de los demás, por eso las calaveras constituyen una forma de literatura valiente.

Quienes escriben “calaveras” o “panteones” son personas que ven a la muerte con un sentido del humor, combinado con ingenio que le ponen a sus escritos. Gustan desarrollar su imaginación para decir lo que piensan, aceptando el reto de comunicarse en verso, octavas o décimas de todos los sabores y gustos, usando todos los nombres como huesuda o huesitos, la flaca, la pelona, la tostada, la calaca tilica y flaca, la tía de las muchachas, la catrina y otros más. Esta forma de escritura se desarrolló desde el siglo XIX y eran versos satíricos creados por el pueblo para burlarse en vida de los políticos ladrones, los funcionarios corruptos y de la propia muerte. Las “calaveras” imitan a los epitafios y narran la „muerte” de sus personajes.

En la actualidad, las “calaveras” literarias son versos satíricos que se dirigen entre familiares, amigos o compañeros de trabajo. Existen muchos concursos de calaveras, en los que puedes dar rienda suelta a tu imaginación.

Las máscaras es otras de las tradiciones en que algunas regiones desempeñan un papel muy importante en las danzas de temporada de Día de Muertos, donde las almas de los niños y los adultos, mujeres y hombres, deben ser representadas.

Se entiende que en comunidades tradicionales donde a las mujeres no les permiten bailar en público, los hombres y niños necesitan representar sus papeles. Los que personifican a un antepasado que regresa, deben vestirse para simbolizar su presencia y mantener sus rostros bajo cubierta de facciones artificiales, ya sea ocultas por el maquillaje, una bufanda o una máscara. Estas últimas son hechas de diferentes materiales, incluyendo madera tallada, plástico, tela pintada o cañas entretejidas. Las danzas de los enmascarados van de lo serio a lo burlesco. En comunidades rurales los políticos y líderes del pueblo sienten el placer de bailar de incógnito representando el espíritu de una mujer.

posted by molino on lis 2

Pan de Muerto

9 jaj
1 kg mąki
300 g masła
2 paczki drożdży (22g) lub ok. 10 dkg drożdży na wagę lub w kostce
300 g cukru
łyżeczka soli
ciepłe mleko i woda (ile przyjmie ciasto, około 300 ml mleka i 300 ml wody)
Wanilia i anyż

Przesiać mąkę, w kopczyku zrobić wgłębienie, wbić w nie jajka, dodać masło, sól, drożdże w proszku, mleko wodę i aromaty. Wyrobić ciasto, aby było elastyczne, na koniec wybić ciasto o stolnicę. Odstawić do wyrośnięcia (musi podwoić objętość). Wysmarować blaszki tłuszczem i wysypać mąką.
Z wyrośniętego ciasta uformować 4 kulki, z każdej oderwać po małym kąsku, dodać trochę mąki, zagnieść, uformować 3 paseczki i jedną kulkę. Z ciasta uformować okrągłe chlebki, ułożyć ciasto, na nim według zdjęcia 3 paski i u góry kulkę. Można posmarować po wierzchu rozkłóconym jajkiem, piec 45-55 min w temp 180°C. Mniejsze chlebki gotowe są szybciej.

Na koniec posmarować masłem i posypać cukrem pudrem.

To tyle przepis oryginalny, moja teściowa przekonała się do drożdży w proszku i używa ich zamiast proszku do pieczenia i zostawia ciasto do długiego rośnięcia, niekiedy nawet 24 h. Ja wolę zrobić zaczyn z drożdży, najlepsze są te z dużej kostki, zalewam je ciepłym, ale nie wrzącym mlekiem, dodaję łyżkę mąki i cukru i odstawiam do wyrośnięcia. Można też zrobić ciasto z maki wody, drożdży i szczypty soli, zostawić do wyrośnięcia, potem dodać cukier i masło.

Przepis na specjalną okazję. Piecze się je na Dzień Zmarłych i składa się na ołtarzach przygotowywanych dla zmarłych, razem z kwiatami cempasúchil (z j. nahuatl- cempōhualxōchitl: dwadziecia kwiatów), ulubionymi daniami zmarłego, słodkimi czaszkami z cukru, tamales, sezonowymi owocami. I oczywiście zajada w domu.

posted by molino on paź 28


Fatal error: Call to undefined function body_out() in /wp-content/themes/cooking-blog-theme/archive.php on line 72